Móvil 431

Capítulo Dieciséis: Me equivoqué de jardín

Hoy a medio día me entró un servicio de la central al mando, era para recoger a una muchacha en el barrio Los Colores, atendí ahí mismo para que no me quitaran ese servicio ya que el día había estado más bien flojongo.

Resulta que llegué a los dos minutos de haber aceptado el servicio y pité, como siempre pita uno.

La muchacha no aparecía. La cosa es que con ese mando uno ya no tiene forma de llamar a la central y meterle presión al cliente. Yo creí que iba a ser un falso positivo de servicio, donde lo llaman a uno y no sale nadie, pero no. A los diez minutos salió una muchacha que ustedes no se imaginan la muchacha.

Era una mona, con rubor para los cachetes y nada más; con los ojitos verdes, una blusita como de pajaritos medio transparentosa y un pantalón de esos de ejecutiva. Se montó y olía a un perfume todo rico, no sé si a flores, no sé, pero era muy rico. Me dijo que la llevara a la vía Jardín.

El camino fue cortico, agarré La Ochenta derecho hasta San Juan y ahí agarré para abajo hasta la 74 donde me metí a buscar el parque de Laureles. La muchacha estaba toda extrañada. Yo, cuando ya íbamos bajando, le pregunté:

-Listo niña, ¿Dónde la dejo?

-En la vía Jardín- me respondió.

-Aquí estamos – le dije medio sobrado.

-No, esta es la avenida Jardín, yo tengo que ir a la vía Jardín donde tengo un almuerzo de negocios y no hemos hecho sino dar vueltas por aquí y nada que llegamos al Poblado. ¿O es que no sabe dónde queda la Vía Jardín?

-¿La vía Jardín? – le pregunté.

-Sí, la que queda ahí arribita del parque Lleras.

-Ah sí, claro, claro- le dije yo haciéndome el equivocado, pero la verdad es que no sabía dónde era. Me tocó pedirle a ella que me explicara dónde la dejara, porque si no, yo la hubiera llevado de tour por el Poblado.

¡Siempre es que aprende uno cosas nuevas cada día!

 

Share this Story

Related Posts